¿Es Vinicius Jr el nuevo Robinho?

0
92

El joven brasileño está rindiendo a un gran nivel pese a su falta de gol, pero desde el antimadridismo más radical todavía hay quien lo compara con su compatriota Robinho

La temporada de Vinicius Júnior estaba yendo de menos a más. En el momento trascendental de la temporada el extremo estaba siendo uno de los jugadores más destacados del equipo. La constancia y el esfuerzo del brasileño a lo largo de toda la temporada se habían materializado ya en el gol de la victoria en el clásico frente al eterno rival.

Pese a todo, la envidia es la peor de las consejeras. El antimadridismo más radical lleva dos años proponiendo teorías para desprestigiarle como las comparaciones con promesas culés, como Ansu Fati, o fichajes frustrados de épocas pasadas. Una de las comparativas más recurridas por la edad, nacionalidad y posición del jugador es con Robinho.

Por ello, para desmentir este mito nacido de las entrañas de la cueva del más ferviente antimadridismo en este artículo vamos a comparar a ambos jugadores.

Hablamos de dos jugadores nacidos y crecidos en Brasil. Ambos despuntaron desde jóvenes y no tardaron en situarse en el centro del foco mediático. En los dos casos esto les valió para firmar de tempranamente por el Real Madrid. Una vez allí ambos pasaron un tiempo de ostracismo sin jugar en el primer equipo y despuntaron en su debut.

Foto compartida por Robinho en redes sociales para felicitar a su excompañero, Zidane (Fuente: Twitter Robinho)

Atendiendo a esto puede resultar comprensible la comparativa. No obstante, si se profundiza en la carrera de ambos empiezan a salir a la luz las diferencias.

En primer lugar, la carrera de Robinho es la de un jugador conflictivo. A lo largo de su carrera el delantero brasileño ha tenido actuaciones llenas de polémicas. Burlas, peleas e incluso un escándalo sexual han marcado del ex de Santos. Mientras tanto, Vinicius, aunque ha tenido algún altercado con alguna  celebración, ni se aproxima a los niveles de su compatriota.

Otra diferencia es el perfil de jugador. Si bien es cierto que se trata de dos extremos con desborde, el juego de ambos es considerablemente distinto. Por un lado, Robinho es un jugador que superaba a los rivales con regates y filigranas, mientras que Vinicius deja atrás a los rivales con su velocidad endiablada. En este sentido el ex de Flamengo es más práctico, aunque menos vistoso.

Sin embargo, Robinho es más polivalente que su joven compatriota. En transfermarkt.es, podemos ver como su primera temporada jugó 20 partidos como extremo izquierdo, 3 como extremo derecho, 9 como delantero centro y 1 como mediapunta. Por el contrario, la pasada temporada Vinicius jugó 32 de los 68 partidos que disputó como extremo izquierdo y solamente cuatro como delantero centro, donde demostró no rendir. Tampoco ha rendido esta temporada en los dos partidos que ha jugado de extremo derecho.

Vinicius disputando un derbi madrileño contra el Atlético de Madrid (Fuente: realmadrid.com)

Los datos numéricos tampoco benefician al actual jugador del Real Madrid en la comparativa. En su primera campaña en el Real Madrid solo logró 7 dianas, 4 de las cuales fueron con el filial y una sola en liga, mientras que Robinho marcó 12 tantos, 9 en liga. Sin embargo, el crecimiento es evidente pues en poco más de media temporada Vinicius ya había anotado 4 tantos, uno de los cuales fue en Champions, mientras que Robinho empeoró sus cifras en su segunda temporada (solo 8 goles en su cuenta goleadora).

Esto, además del estilo de juego, responde también a la edad con la que llegaron a Europa. El 25 madridista llegó a Chamartín con 18 años, tras haber disputado únicamente una temporada al máximo nivel. Mientras tanto, Robinho llegó con tres temporadas en Brasil como bagaje y 21 años. Solo nueve goles consiguió Robinho con 18 años, en un campeonato en el que se enfrentaba a rivales de menor categoría que los de la Liga Española.

Nadie puede decir con total seguridad que Vinicius Junior va a ganar el balón de oro algún día. Sin embargo, compararlo con Robinho resulta, cuanto menos, ridículo. Vinicius es Vinicius y el futuro revelará donde está su límite.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here