¿Cómo fue el último ascenso a Segunda del Córdoba?

0
262

El Córdoba CF tocó el cielo en las Tendillas en la temporada 2006/2007 tras superar al SD Huesca en la final del PlayOff de ascenso.

Descenso a Segunda B.

Tras una mala temporada, el Córdoba bajó a Segunda B en 2005 en aquel 3-4 ante el Valladolid. A pesar de que grandes jugadores capitanearon al equipo para creer en una salvación milagrosa, la gesta no fue posible. Futbolistas como el carismático Pierini o el delantero centro Pablo Villa, fueron denominados como ”Héroes Blanquiverdes”, debido a que no se rindieron hasta que las matemáticas los sentenciaran.

Tocaba afrontar una nueva temporada en la categoría de bronce, algo que no se veía en el Nuevo Arcángel desde el año 2000. La pretemporada fue vivida con algo de incertidumbre ya que varios equipos de Segunda estaban amenazados de descender debido a asuntos administrativos. Eso podría hacer que aquel esfuerzo con el que los cordobesistas no pudieron permanecer por la vía deportiva en la segunda división española, no importase, y milagrosamente, poder jugar otra temporada más en la división de plata ocupando una plaza de aquellos conjuntos con una mala economía. Finalmente nada de esto ocurrió.

Escalante dirigiendo al Córdoba CF. Fuente: Cordópolis

La llegada de Escalante.

Aún así, los aficionados encararon la nueva campaña (2005/2006) de forma optimista debido al buen presupuesto del que disponía la directiva en aquellos tiempos. A pesar de ello, el Córdoba CF entró en una mala dinámica, colocándose en puestos de descenso directo a Tercera División. Esto desembocó en la destitución del que era entrenador de los blanquiverdes, Quique Hernández. Tocaba reforzarse con un técnico que pudiese cumplir el objetivo de la temporada, el ascenso, y ese fue Pepe Escalante, nombre al que se le tiene mucho cariño en la ciudad andaluza.

Él pudo conducir a sus jugadores por el buen camino, escalando puestos en la clasificación hasta el punto de que a falta de dos jornadas para terminar la liga pudieran colocarse en la cuarta plaza de la tabla. Sin embargo, la afición tendría que ver a su equipo jugar una temporada más en esta división.

Escalante seguía al mando al año siguiente (2006/2007) y con ayuda de fichajes como Asen (pichichi del grupo IV el curso anterior), Arteaga y Pineda, pudo llevar al Córdoba CF al ascenso. El conjunto cordobés no perdió en casa durante toda la primera vuelta, incluso llegando a enlazar 9 victorias consecutivas. Antes de comenzar la segunda fase de la temporada, los blanquiverdes se encontraban 2º en la clasificación. Pero una mala racha, en cierta medida marcada por la lesión de Javi Moreno, uno de los máximos goleadores del equipo, hizo que finalmente acabaran 4º, posición que llegó a peligrar en los últimos compases de aquella temporada.

Nada estaba hecho todavía, ya que quedar cuartos significa tener que jugar un PlayOff entre los integrantes de los demás grupos de Segunda B. Los andaluces fueron emparejados con Pontevedra, Huesca y Palencia.

Pierini celebrando un gol. Fuente: ABC Sevilla.

PlayOff de ascenso.

La primera fase de la ”liguilla” fue superada en Pontevedra, tras un 0-0 en la ida, con un 2-2 gracias al valor doble de los goles a domicilio. Fue un enfrentamiento no apto para cardíacos ya que llegaron a estar por debajo del marcador con un 2-0, pero los dos tantos de Asen sirvieron para poner las tablas en el electrónico, que no cambió durante todo el encuentro.

El 17 de junio se disputaría el primer partido de la final entre Córdoba y Huesca en el Nuevo Arcángel, en el que se tuvo que colgar el cartel de ”no entradas”. Incluso se llegó a montar gradas supletorias en el fondo norte, que por aquella época se encontraba en obras. Se respiraba una magnífica atmósfera antes del partido. Varios artistas cantaron con ayuda de los allí presentes el himno acapella. Los vellos se ponían de punta y el nerviosismo se palpaba en todos y cada uno de los aficionados. Un Huesca algo asustado, ante semejante ambiente, y el buen partido de los blanquiverdes hizo que se llegase al partido de vuelta con un 2-0 a favor.

Una semana más tarde tocaba jugar el partido que decidiría que equipo ascendía a Segunda División. Los de Aragón salieron muy metidos al encuentro y fueron los primeros en anotar el 1-0. Las dudas aparecían para los visitantes y ante la presión del equipo local, salieron a la ofensiva. Tras varias llegadas, la suerte llegó para el bando cordobés y una mano de Sorribas (jugador del Huesca esa temporada) se transformó en penalti. Dani se encargó de transformar aquella pena máxima que daba el empate (1-1) y la tranquilidad a los allí desplazados.

Jugadores del Córdoba celebrando con la afición el 1-1 en el Alcoraz. Fuente: vavel.com

Nuestra querida Tendillas.

El Córdoba CF era equipo de Segunda y al día siguiente tenían una cita con los 100.000 cordobesistas, que salieron a las calles para poner rumbo a la mítica plaza del centro de la ciudad. La locura estaba asegurada y así fue como en aquella fiesta, donde los jugadores fueron presentados uno a uno con los cánticos de la gente, todos los que amamos este club pudimos tocar el cielo en Tendillas. A día de hoy volvemos a estar en Segunda B, ¿quién sabe si el futuro nos regalará uno de esos grandes días? Aquellos grandes días que el fútbol se guarda a veces para poder explicar porque amamos este deporte y sobre todo este club.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here